Practica del yoga para la mejora del Swing en el Golf

by PatyJG

Ahora que se acercan las vacaciones de verano y mejora el clima, estamos en el mejor momento del año para la práctica del golf . El invierno es largo, y generalmente practicamos menos de lo que deberíamos nuestro swing, por lo que ahora nos cuesta poner nuestro cuerpo “a tono” para poder disfrutar de nuestro deporte favorito, el Golf.

La práctica regular del yoga, puede ayudarnos a conseguirlo y a mejorar los 6 puntos clave para la práctica de este deporte: Postura, equilibrio, flexibilidad, fuerza, respiración y concentración.  Cualquiera que conozca brevemente el yoga, se percatará de que estos son los elementos principales de esta disciplina. En palabras de Gary McCord, Jugador de la PGA Tour:

El entrenamiento para este juego es extenuante, uno tiene que perfeccionar el swing, practicar el juego corto, encontrar un estado mental óptimo y estar físicamente en forma… también puedes practicar yoga y conseguir todo esto al mismo tiempo

Postura
La postura es fundamental en la práctica del golf , ya que una colocación inapropiada del cuerpo produce desequilibrios e incluso lesiones. El control y la coordinación sobre imprescindibles para lograr un buen juego y con la propiocepción que trabajamos en el yoga, es posible lograrlo.

La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos y la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. Regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada. Favorece el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso central y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

Equilibrio

En el momento de realizar el swing, se produce desequilibrio y asimetría en el cuerpo. El yoga cuenta con numerosas posturas y técnicas para mejorar el equilibrio.

Flexibilidad

Se requiere gran flexibilidad para ejecutar un golpe técnicamente correcto, y en la mayoría de los casos, al no tener esta disposición, forzamos  músculos, tendones y ligamentos, sometiendo al cuerpo a un estrés elevado y facilitando así la aparición de lesiones.

Para conseguir un swing fluido, es preciso alcanzar grandes ángulos de movimientos en hombros, columna y caderas y el yoga nos puede ayudar a conseguirlo.

Fuerza

Es precio que nuestros músculos sean fuertes para poder movilizar el cuerpo con rapidez y potencia, dotando así de velocidad a la bola y para para absorber el impacto de la repetición de golpe. Incrementar el tono muscular de articulaciones, hombros, codos y muñecas reduce el riesgo de lesiones y unos abdominales fuertesprevienen el dolor lumbar.

Respiración

Respirar correctamente, haciendo un buen uso del diafragma, incrementa la circulación y la capacidad cardiovascular, reduciendo así la fatiga y el cansancio que pueden afectar al jugador durante el partido. Una respiración lenta y profunda permite lidiar con el estrés. El yoga nos “enseñará” a utilizar nuestra respiración para reconocer y aliviar tensiones, ganar consciencia corporal y optimizar el funcionamiento de músculos y articulaciones.

Concentración
Por último, debemos tener en cuenta que la preparación mental necesaria para un partido de golf  es importantísima. La ansiedad, el nerviosismo, el enfado o la decepción son sentimientos muy comunes durante el juego y la falta de autocontrol perjudica claramente el rendimiento de un jugador.

Las posturas del yoga  incorporan un entrenamiento mental y psicológico ya que requieren atención sobre el cuerpo y la respiración.

[Ver todas las posturas]

:: Ver el diccionario del yoga